La bodega Casa Castillo está ubicada en una finca que inicialmente se dedicaba al cultivo de romero y hoy es uno de los terrenos vitícolas con más personalidad de la Denominación de Origen de Jumilla (Región de Murcia). Con un impulso en el que se apostó por la faceta vinícola de la finca en 1985, la familia Sánchez-Cerezo comienza una trayectoria que acabaría dando lugar a una selección de vinos única en el sureste español.

La implantación de nuevas variedades supone el impulso definitivo para que esta tierra pueda dar nuevos frutos y apostar por la viticultura como principal dedicación del terreno. Con una densidad de plantación de 1.600 cepas por hectárea, de este valle se extrae la materia prima para el vino más característico de la bodega Casa Castillo, el Casa Castillo Monastrell. Un vino en el que priman los procesos naturales y con una maceración corta en barricas de roble. El producto final es fresco donde destacan los aromas primarios de la Monastrel.

La variedad de suelos en esta gran finca es el factor que aporta diferentes características a las viñas dependiendo de su localización, lo que se traducirá en que los vinos de la bodega Casa Castillo tengan carácter y sean muy diferentes unos de otros. La variedad Valtosca se obtiene del terreno de transición entre las gravas y el valle, cuya variedad principal de uva es la syrah y que impregna al vino de múltiples matices minerales al ser plantadas las viñas en tierra caliza.

De la zona denominada Las Gravas, esta empresa realiza un vino con mezcla de variedades monastrell, syrah y cabernet sauvignon. Sin duda una mezcla que explota en el paladar y confiere una sinfonía de matices en plena armonía. Por último, esta marca ofrece la variedad Pie Franco, una variedad de monastrell completamente exclusiva por las características del terreno plagada por sedimentos finos al pie de la montaña. Esta supone la variedad más emblemática de la bodega Casa Castillo.