La Denominación de Origen Calificada Rioja es la que tiene mayor producción y exportación de España. Además de la más reconocida tanto nacional como internacionalmente. Rioja es sinónimo de calidad y esto es así por sus características, devenidas por el cuidado y esmero que ponen sus productores en cada vino DO Rioja.

Es la Denominación de Origen más antigua de España. Creada en 1925. De hecho, el término «Calificada» supone un aumento en la calidad y las condiciones que debe reunir un producto vitivinícola. Para asegurar la calidad de todos estos vinos, esta Denominación hace obligatorio el embotellado en origen en toda su producción, una condición que pocas demarcaciones más exigen en el mundo.

La DO Rioja establece un sistema de clasificación de sus vinos en el que los vinos más jóvenes son denominados con «Garantía de Origen», y después ya se pasa como en el resto de denominaciones a los crianza, reserva y gran reserva. En cuanto a la calidad de los vinos Rioja es un referente a nivel mundial y clasifica sus vinos con un sistema parecido al francés.

El vino más destacado es denominado de «Viñedo singular» con una extensa gama de requisitos y condiciones a cumplir tanto desde el terreno (o terruño) como en la elaboración. A continuación se encontrarían los vinos de municipio y los de zona, vinos con una lista de requisitos más relajada y que añade nuevas zonas geográficas para la producción de los DO Rioja más auténticos.

El tinto es el DO Rioja más común y emblema de esta denominación de origen. Dentro de las uvas tintas usadas para crear esta marca a nivel mundial encontramos la uva tempranillo, cosechada para la realización del 87% de la producción de DO Rioja Tinto. También hay blancos DO Rioja que se elaboran principalmente a base de uva Viura (70% de la producción de blancos).