La Denominación de Origen Protegida de Rueda es la principal demarcación productora de vino blanco en España. Dentro de ella, resulta fundamental la producción de blancos con base de uva de la variedad Verdejo. De hecho, entre los diferentes vinos blancos de DO Rueda, la variedad Verdejo debe realizarse con al menos un 85% de esta uva. Unos vinos que presentan un aspecto pajizo y sabor de gran cuerpo y recuerdo frutal. Estos caldos alcanzan una graduación alcohólica mínima de 11,5º.

El resto del vino DO Rueda debe contar con al menos un 50% de verdejo, lo que apuntala el protagonismo de esta variedad de uva en esta denominación. Estos caldos son más frescos, suaves y florales y son solo un poco menos fuertes en graduación alcohólica que los Rueda Verdejo. Sin embargo, verdejo no es la única uva de la que está compuesto el DO Rueda. Otro de los buques insignia es su Sauvignon Blanc, vinos que deben realizarse al menos con un 85% de esta uva y que cuentan con una gran intensidad aromática y recuerdos a frutas tropicales. Un sabor que tardará en irse de nuestro paladar.

La uva verdejo vuelve a ser la protagonista en los espumosos, ya que en las variedades de semisecos la proporción de esta uva deberá ser siempre superior al 50% y en los Brut incluso más del 85%.

Otro blanco selecto de la DO Rueda es el Dorado, un caldo de licor, seco, que se obtiene por crianza oxidativa. Un vino con carácter que cuenta con una graduación mínima de 15º y que habita en roble un mínimo de dos años antes de su comercialización.

Por otra parte, los rosados cuentan también con su versión espumosa y podemos encontrar todas las variedades tradicionales de tinto en esta Denominación de Origen.