Tipos de vino tinto

tipos de vino tinto

El vino tinto es por tradición el mejor acompañante para una deliciosa comida. Dentro de que, evidentemente, hay tipos de comidas con los que marida mejor, el tinto ha supuesto siempre un producto con el que contar en cualquier ocasión que reúna a la mesa a varios comensales. Ha sido también un compañero para momentos fríos por su carácter calórico y su aporte alcohólico para entrar en calor. Existe una gran variedad de tipos de vino tinto que se diferencian por su color, aroma y sabor.

Tipos de vino tinto

Pese a que nos ha acompañado toda la vida, pocas personas saben diferenciar los distintos tipos de vino tinto. El primero de ellos es el más artesanal y natural, hablamos de los vinos jóvenes o vinos de año o vinos cosecheros. El proceso no puede ser más sencillo. Se introducen en la barrica los racimos sin estrujar y ante la ausencia de oxígeno son las propias uvas las que comienzan su proceso químico por el que los tejidos se irán descomponiendo y al final solo quedará el zumo de la uva con una carga alcohólica, lo que ya podremos llamar vino.

Este proceso en el que los compuestos químicos de la uva trabajarán por sí solos para obtener el vino se denomina maceración carbónica. La uva «respira» y, a la vez que consume oxígeno, produce gas carbónico. Al encontrarse en un lugar cerrado, el oxigeno se agota y consume el gas carbónico que ha producido anteriormente. Este paso produce una descomposición de los tejidos que se denomina fermentación. En este primer paso se prescinde de las levaduras que se utilizan para seguir consiguiendo la fermentación y maceración de la fruta y que son aplicadas desde el primer momento para conseguir otro tipo de vinos. Cuando la fruta rompe gracias a este proceso, es el momento de aportar estas levaduras que finalizarán el proceso.

Propiedades vino tinto

Como el primer paso de la fermentación ya lo ha dado la fruta por sí sola, la cantidad de levaduras a añadir será mucho menor que en otros vinos. Esto supone que los vinos jóvenes son más naturales y, por lo tanto, más sensibles a los cambios y al paso del tiempo. Esto les permite aguantar más de dos años para ser consumidos. La comercialización debe realizarse en un máximo de dos años antes de que pierdan sus propiedades.

En este proceso más natural que será llevado a cabo a bajas temperaturas. La carga alcohólica de este vino será bastante reducida, adquiriendo una graduación de un máximo de 12º. El color rojo intenso es característico de la uva utilizada para la realización de este tipo de vinos, conocida también como variedades tintas de uva. El producto final también se caracteriza por un sabor y aroma más afrutado y un sabor fresco.

Tipos de vino tinto: vinos jóvenes

Los vinos jóvenes no suelen ser los tipos de vino tinto que podemos encontrar en el catálogo de productos de nuestro punto de venta más cercano. Su corto periodo de consumo hacen que marcas y consumidores apuesten de una forma más amplia por los vinos más elaborados. Dentro de esta gama encontramos el vino tinto de crianza, reserva o gran reserva. La producción de estos vinos es diferente a la del natural desde el momento de la macercación. Las uvas son despojadas de la parte leñosa y herbácea para que no aporten matices de aroma y sabor al producto. Además, la uva se rompe directamente y no se espera a que esta fractura se provoque por un efecto natural. A continuación, se añaden las levaduras que facilitan el proceso.

Los azúcares de la uva se van transformando en alcohol etílico. En este tipo de vinos se realiza con mayor incidencia una separación del jugo resultante con los residuos sólidos, por lo que se consigue un caldo más fino al paladar en su textura. Las limpiezas de las cubas, la adición de componentes que atrapen y diferencien los residuos sólidos y los filtrados suelen suponer otros procesos característicos de estos tipos de vino tinto. Otra diferencia fundamental, en contraposición a los vinos jóvenes, es la crianza en barricas de roble, por lo que el vino irá adquiriendo matices del material en el que sea almacenado.

El tiempo en barrica del vino tinto es el factor diferencial

Además de los procesos mencionados, el tiempo de crianza supone el factor fundamental que diferencia los tipos de vino tinto. Mientras que en los vinos jóvenes o de año el vino no pasa ningún tiempo en barrica (o no demasiado), los crianzas o reservas puden llegar al año y medio según la cosecha. Concretamente, los crianza pasan entre seis y doce meses en barrica y reposan en botella hasta cumplir dos años embotellados para su comercialización. Los reserva se caracterizan por pasar un mínimo de un año en la barrica y un reposo en botella hasta haber cumplido tres años de su elaboración. Por último, los gran reserva pasan 18 meses en barrica y pueden comercializarse tras el sexto año.

El maridaje del vino tinto apuesta por la carne

Que un buen tinto debe tener como acompañante carnes contundentes como la ternera o los embutidos es ya un conocimiento de la cultura popular. Sin embargo, muchos desconocen que también suponen el maridaje ideal de quesos curados y muy curados. Otra posibilidad de estos vinos es su buen acompañamiento a las legumbres. Encontraremos en los tintos jóvenes el mejor aliado para guisos suaves con verduras. Por ejemplo, o crianzas y reservas para guisos más contundentes acompañados de carnes y embutidos. Los vinos jóvenes también son buenos aliados del paladar a la hora de combinar las conocidas como carnes frías, como un carpaccio, un roastbeef o diversos embutidos.

Lo que se pretende es que el sabor del vino acompañe y no se imponga al de este tipo de carnes más frías y de sabor más sutil. El color del vino tinto. Un vino jóven siempre va a ligarse al color de la uva en origen, es por eso que su variedad cromática será de colores más vivos. En el caso de los crianzas, reservas y grandes reserva, los vinos adquieren tonalidades debido a sus mayores procesos de almacenaje. Incluso en el color del vino se puede diferenciar las propiedades de la barrica. En la barrica que ha tenido su proceso de crianza, adquiriendo unos tonos más madera y oscuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *