Tipos de vinos dulces

tipos de vinos dulces

Durante la fermentación, el mosto que se convertirá en vino elimina su azúcar convirtiéndolo en alcohol. Generalmente, todos los vinos poseen un cierto nivel de azúcar que no se transforma en alcohol durante el proceso de fermentación. Sin embargo, el restante residual en algunos es tan elevado que aporta al vino resultante un claro sabor dulce. Esto ocurre cuando esa proporción de azúcar que no se convierte es superior a 45 gramos por litro. Repasemos los tipos de vinos dulces. Esta cualidad dota al vino dulce de un fuerte carácter, sin embargo, este fuerte carácter no le resta diversidad ya que podemos encontrar una gran variedad de subtipos solo en España. Existen dos grandes tipos de vinos dulces, que en ocasiones resultan difíciles de diferenciar, pero que principalmente se categorizan por su sabor y por su nombre.

Vinos naturalmente dulces

El primero de los grandes tipos de vinos dulces es el grupo de vinos naturalmente dulces. Durante la fermentación del mosto, el alto contenido de azúcar no permite que las levaduras características de este proceso sobrevivan a su propia producción de alcohol. Que el vino resultante sea tan dulce solo se consigue con uvas de la propia viña o con procesos de secado o congelación una vez que las uvas han sido recolectadas. Entre ellos podemos encontrar los vinos de hielo, como ya se ha indicado, la congelación es un proceso que hace aumentar los niveles de azúcar de la uva, y esto puede ocurrir poco antes de la recolección o después.Tras la recolecta puede ocurrir de manera natural, por la meteorología, o introduciendo el fruto en una cámara frigorífica.

Otra de las posibilidades que no incluye el frío como método de aumento de los azúcares es que los vinos pertenezcan a una vendimia tardía. Las uvas, cuando avanzan en su proceso de maduración, se pasifican ligeramente en la planta, algo que reduce líquidos y concentra la sacarosa y la fructosa del fruto. Por otra parte no podía faltar uno de los vinos dulces más famosos de España. El Pedro Ximénez es una seña de identidad del campo de Andalucía y uno de los productos que mejor han sabido adaptarse a la cocina moderna. Si el frío era un aliado para crear vino dulce, también lo es el Sol. Exponer al astro las uvas recogidas en perfecto estado o «asolear» es otro método para pasificar el fruto y que este concentre su contenido en azúcares.

Vinos dulces naturales

El segundo de los grandes tipos de vinos dulces son los vinos dulces naturales. Estos vinos son grosso modo una mezcla de vinos secos con vinos naturalmente dulces. Otra manera es añadir mosto directamente a un vino seco. Muchos de estos vinos son de diversas variedades y muchos pertenecen a los vinos generosos. Es el caso del vino Cream, que se realiza con vino generoso seco y que cuenta con matices de almendra madera y pasas.

Sin embargo, algunos como el Mistela pueden pertenecer a las dos variedades. En este caso, al mosto de la variedad Mistela se le encabeza con alcohol y así este no puede fermentar. Otro ejemplo de vino dulce natural es el de los vinos Maestro. Un vino que se realiza de forma muy similar a la Mistela. El vino Maestro es un producto parcialmente fermentado y es un perfecto híbrido entre vino dulce natural y un vino naturalmente dulce.

La Mistela, un combinado en épocas de abundancia

En el caso de las mistelas, las zonas más conocidas por este producto son Valencia, Tarragona y Castilla-La Mancha. Estas grandes zonas de tradición vinícola muchas veces encontraban problemas de excedente, por lo que decidían mezclar el exceso de vinos y el exceso de destilados y mosto. La mistela fue la solución para ese producto sobrante ya que se creaba un caldo nuevo especialmente apetecible. Además, la mistela puede ser producida con uvas blancas o tintas. Las variedades de garnacha o tempranillo pertenecen a uva blanca y la Garnacha Tintorera la tiene roja.

Maridaje del vino dulce

Todas estos tipos de vinos dulces dotan de una variedad de matices a un vino que resulta muy amable para terminar una comida. En solitario, o acompañando a un postre, un vino dulce es la opción perfecta para dejar un buen sabor de boca a los comensales que buscan deleitar su paladar hasta el final de la comida. Seguir también haciéndolo durante una larga y agradable sobremesa.

En winecross tenemos la mejor selección de vinos dulces donde podrás elegir un vino según el tipo de ocasión especial que tengas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *